Turismo en bicicleta, la moda que arrasará en 2021

bicicleta campo

La comercialización de las bicicletas ha presentado un auge alrededor de todo el planeta, logrando alcanzar poco más del cinco mil por ciento en algunos sitios. Pero, tras haberse encontrado paralizados durante algunos meses debido a la pandemia, sus fabricantes, ahora desbordados, no han podido responder a toda la demanda que viene en crecimiento de este popular medio de transporte  ecológico y antiguo. 

Como una prueba de que el pedalear ahora se encuentra de moda, desde el pasado mes de febrero, la búsqueda de rutas para ciclismo en Google Maps ha presentado un aumento del setenta y dos por ciento, todo un récord a decir verdad. Así como también fue registrado un récord en cuanto a la búsqueda de mecánicos y reparadores de bicicletas, esto según el coloso de la red.

Para las personas más citadinas, es una manera de poder evitar los autobuses y servicios de metro colapsados, sobre todo durante los tiempos de Coronavirus, y también de retomar ese sentimiento de libertad luego de pasar largos momentos de confinamiento. En el continente europeo, la comercialización de las bicicletas se ha llegado a multiplicar por tres y hasta por cuatro, según el portavoz de la tienda de productos deportivos Decathlon

Mientras tanto, en el gigante asiático, China, según este mismo vocero ha declarado que la demanda de bicicletas se ha quintuplicado después de la época de confinamiento. La comercialización en línea en los Estados Unidos también se vio afectada por tal moda, llegan a alcanzar su máximo histórico en este rubro a finales del mes de mayo.

La cantidad de bicicletas que fueron vendidas sobrepaso el cinco mil por ciento superior al experimentado a finales del mes de mayo del 2019. Las ventas en total de bicicletas, tanto en tiendas físicas como online, en la nación de los camiones y demás autos grandes creció hasta un ochenta por ciento en el mes de mayo en comparación a mayo del año pasado, alcanzando así más de mil ciento diez millones de dólares, según el grupo de fabricantes y minoristas People for Bikes. El gerente de mercadeo de Summit Bicycles, Pancho Pimentel, compañía con más de cinco tiendas en California, indica que en todos lados, múltiples marcas de bicicletas y hasta sus piezas se encuentran totalmente agotadas.

La industria se encuentra trabajando con una cadena de suministro mundial que fue interrumpida debido al Coronavirus, y las consecuencias se han venido experimentando en todas las categorías. Se llegaron a perder hasta unos tres meses en cuanto a la producción de las piezas debido a múltiples confinamientos, y las existencias que se tenían en tan solo dos meses se agotaron.

Todo se encontraba agotado

«Durante las últimas dos o tres semanas, se ha vuelto una tarea bastante complicada el conseguir bicicletas. Ya cuento con más de una docena de clientes en espera, pero para algunos de estos se les ha tenido que devolver su depósito por el hecho de que no tenemos ni la menor idea de cuándo se van a entregar sus bicicletas», han sido las declaraciones de Federico Mosca, un comerciante de bicicletas de treinta y dos años de París. Pero, Nicolás, un joven parisino tuvo que recurrir a más de ocho tiendas para lograr encontrar la bicicleta que estaba buscando. Y su presupuesto explotó debido a que los modelos de bicicleta en los precios que en un principio se habían fijado ya no se encontraban a disposición.

En Decathlon también existe una lista de clientes en espera, pero la compañía brinda bicicletas de segundo mano para sus clientes con menor paciencia.

En sí, está cadena ha llegado a asegura que casi el noventa y ocho por ciento de las bicicletas que se venden en el continente europeo están fabricados allí mismo. Aunque la Combi (Confederación de la Industria Europea de la Bicicleta), ha estimado que poco más del cincuenta por ciento de las piezas y componentes de bicicletas que son ensambladas en Europa vienen importadas desde Asia.

En el año 2019 llegaron a ser importadas más de siete millones de bicicletas, tanto eléctricas como mecánicas, hacia Europa, sobre todo desde Camboya y Taiwán según el mismísimo Conebi.

El principal fabricante a nivel mundial, la compañía taiwanesa Giant, observo que sus ventas en Europa llegaron a aumentar hasta un ciento cincuenta por ciento en el mes de junio del 2020 en comparación al mismo mes del año pasado, impulsado en gran medida por la comercialización de las bicicletas eléctricas. Tanto ha sido el fenómeno que su cartera de pedidos está llena en su totalidad hasta el primer semestre del año 2021.

«La situación en el mercado no se ha visto tan complicada como otras personas llegan a pensarlo», ha asegurado Manuel Marsilio, el director principal de la Conebi, que ha estimado una vuelta parcial a la normalidad para el mes de septiembre, gracias. La «flexibilidad de los fabricantes europeos que, casi todos, no se han llegado a tomar vacaciones durante los meses de verano» con el objetivo de cerrar la brecha existente entre su oferta y la demanda.